Objetivos

  • Hacer que los programas, contenidos y métodos educativos sean pertinentes y significativos para nuestros alumnos y nos esmeramos en satisfacer las necesidades y demandas de las personas a quienes brindamos nuestros servicios, en congruencia con nuestro ideario.
  • Aplicar metodologías que favorecen la participación activa y la creatividad, ayudando a nuestros alumnos a desarrollar, no sólo conocimientos sino habilidades y competencias para la vida, tales como la capacidad para trabajar en equipo, de comunicarse y de aceptar responsabilidades. Brindar a la vez una formación para el uso de los medios de comunicación social y de la tecnología.
  • Estar atentos a los cambios del entorno local y mundial e innovamos nuestros recursos para brindar una formación con visión de futuro, tratando siempre de ejercer responsablemente el presupuesto de manera que se mantenga una economía saludable y de no excluir a las familias con menos recursos económicos.
  • Incluir programas de educación ambiental, de educación física y de la salud. Fomentar la convivencia y el deporte, a través de los cuáles se desarrollan destrezas y coordinación corporal y se forma para el trabajo en grupo, la disciplina personal y el carácter. Diseñar programas dirigidos a fomentar la cultura, el arte y los valores estéticos.
  • Proporcionar una formación que armonice fe, cultura y vida. Esto lo conseguimos por medio de programas sistemáticos de educación en la fe, adaptados a la edad y contexto de nuestros alumnos, apegados a las directrices de la Iglesia y a través de experiencias que les ayuden a expresar y madurar su fe.
  • Presentar a María, Nuestra Buena Madre y a San Marcelino como modelos de nuestro camino a Jesús.
  • Educar en la justicia y en la solidaridad, promoviendo el diálogo y la tolerancia, y creando un clima de aceptación, de respeto y de ayuda mutua, donde los fuertes apoyan a los débiles.
  • Participar en espacios de formación que nos ayuden a prestar un servicio de calidad. Mantener relaciones cordiales con autoridades y organismos gubernamentales y eclesiales vinculados con la educación.
  • Generar en los educandos relaciones de amistad, dentro de un espíritu de familia que permita el crecimiento y la madurez humana. Propiciar la aceptación de sí mismos y de los demás, respetando a la persona y el derecho ajeno. Desarrollar en quienes educamos corazones sensibles al bien y a los valores; corazones capaces de amistad, ternura y amor puro, noble y fiel.
  • Llevar a los alumnos a apostar por el valor de de ser frente al tener, por el sentido de la vida, la esperanza, la solidaridad, el servicio, la responsabilidad, la libertad, la justicia, la conciencia crítica, el trabajo creativo, la interioridad, la reconciliación y la paz.